Fácil y sencillo: Desempleo Sector Privado

El Banco Central sigue el pulso de los principales indicadores de actividad económica, así como sus principales puntos de conexión con los países que son socios comerciales con Costa Rica.  

El año 2020 trajo un 4,3% de contracción de las actividades económicas del sector privado en los primeros seis meses. Esto generó directamente un aumento en el desempleo, un indicador que ya de por sí venía siendo alto. Si se analiza la contracción, son cuatro los componentes que explican esta caída desde la perspectiva del gasto, de acuerdo con el Banco Central: 

ComponentePuntos porcentuales de variación
Consumo de hogares-1.3
Consumo gobierno central-0.2
Inversión-1.3
Demanda externa neta-1.5
Total-4.3

Fuente: Revisión del Programa Macroeconómico 2020-2021, Banco Central de Costa Rica. Datos se leen en puntos porcentuales a la variación respecto a los últimos 12 meses.

La solicitud externa de productos o servicios hechos en Costa Rica y que se compran fuera del país, o que pagan no residentes, ha sido de las principales conexiones de desaceleración de la economía. Los servicios relacionados al turismo se afectaron con el cierre de fronteras, esto generó que este sector fuera el que mayor impacto tuvo que absorber en cada uno de sus negocios, debido a que a nivel internacional estos países también están enfrentando la pandemia, por lo que postergan y priorizan sus gastos.

Así mismo, el nivel de demanda de productos y servicios a lo interno del país fue influenciado por las medidas sanitarias de restricción vehicular, así como los cierres parciales o totales en locales de distintos tipos de negocio. Las personas al encontrarse sin trabajo, o bien con jornadas reducidas, tienen menos ingresos disponibles en los hogares para hacer sus compras habituales, esto es lo que también generó el debilitamiento del consumo. 

Las consecuencias son disminuciones en el gasto, consumo o inversión. Por eso, estos indicadores son negativos y explican el por qué en lugar de crecimiento hubo más bien una contracción económica, generando además que la tasa de desempleo fuera de 24,0 %, lo que significó un aumento de 12,1 p.p., al compararla con el segundo trimestre del 2019. 

Con respecto al sector público, el principal mecanismo de trasmisión de estos efectos es en la recaudación de impuestos. Las actividades económicas desarrolladas por el sector privado cumplen como retenedores de impuestos que se recaudan y se trasladan a presupuestos de la institucionalidad pública a través de Hacienda. La urgencia ahora del gobierno actual es la de resolver donde encontrar recursos frescos para poder sostener las operaciones del Estado, en medio de un contexto donde la sociedad en general le solicita eficiencia. 

Así avanza este 2020, con actividades económicas deprimidas, con la salud siendo prioridad por encima de la economía, que a su vez exige su espacio para operar. ¿Qué hacemos? Esta es una pregunta con dos respuestas válidas en este momento, trabajar para comer, y cuidarse para no contagiar. 

Pablo Navarro Marín
Máster en Economía del Desarrollo

Artículo anteriorConfianza en la gestión del gobierno disminuye, mientras desempleo regresa como principal preocupación de costarricenses
Artículo siguienteQué necesitas saber para usar Instagram Reels, el TikTok de Instagram