Fácil y sencillo: Hablemos de las deudas del Gobierno

En este momento el mundo entero enfrenta una crisis sanitaria y económica, especial reto para cada país que debe tomar medidas desde sus capacidades. Sin embargo, más allá de las capacidades propias, la ayuda externa será necesaria, especialmente en Latinoamérica, donde la fuerza laboral es en su mayoría informal y conformada por pequeñas y medianas empresas. Costa Rica no es la excepción, donde además se suma el desempleo que ha sido históricamente alto, generando una baja en la recaudación de impuestos (11,6% según el BCCR), por lo que el gobierno se encuentra en la urgencia de encontrar recursos frescos para poder sostener las operaciones del Estado, esto incluye cumplir con los pagos de su deuda.

La deuda de Costa Rica se llama deuda pública, y esta se estructura de la siguiente manera: 

  • Deuda Interna: es el dinero que se capta en el país, donde empresas y personas, a través de distintas formas le prestan dinero a entidades públicas.
  • Deuda Externa: se refiere a la captación de dinero que se hace en mercados extranjeros, usualmente se hace en dólares. 

¿Quiénes pueden adquirir deuda en Costa Rica? Las siguientes entidades:

  • Gobierno Central
  • Banco Central
  • Instituciones públicas no financieras

La deuda se maneja tanto en dólares como en colones, y se utiliza para poder dotar de recursos financieros a los distintos presupuestos de las entidades. 

Justo en este tema es donde se viene manejando mayor presión, los presupuestos de las instituciones tuvieron que redireccionarse para atender de manera inmediata cualquier tema relacionado con la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. 

El Estado es garante del bienestar de las personas, y esto implicó llegar al punto de tener que dar comida a las familias que no tenían capacidad de tener alimento en su mesa, debido a su pérdida de empleo e ingresos. Esto se hace al tiempo que recibe menos ingresos por concepto de impuestos. 

Todo lo anterior se debe entender en el contexto en donde el país ya contaba con deuda, por lo que salir a buscar recursos frescos implica ser juzgados por la cantidad de deuda actual, y esto puede provocar que nos presten caro o barato, todo depende de la capacidad que tenga el gobierno de brindar garantías que tendrá la capacidad de pagar a futuro las nuevas deudas que contraiga. 

Fuente: Reconstrucción propia basada en la Revisión del Programa Macroeconómico 2020-2021

Si la deuda pública fuera una porción del producto interno bruto del país, tendría un tamaño de casi 63% para junio del 2020 respecto a este; de ella el 48.3% es deuda interna, y el restante 14.5% es deuda externa. La misma ha presentado un crecimiento desde el 2016, siendo que para ese año la deuda pública era de 44.8%, una diferencia de 18 puntos porcentuales, compuesta por 4.4 p.p. de crecimiento de la deuda externa, y 13,6 p.p. de la deuda interna.

La deuda pública es un gasto, y cuando se compara contra los ingresos por recaudación de impuestos, es que tenemos el porcentaje del superávit/déficit fiscal.

El déficit fiscal se compone por:

  • Déficit primario: diferencia entre ingresos y gastos, pero sin considerar los intereses que hay que pagar de la deuda pública
  • Déficit financiero: Incluye el monto de gasto por concepto de intereses sobre la deuda pública

Centremos la atención en el pago en intereses de la deuda en colones y dólares: si la deuda que tiene el país es interna, usualmente se obtiene con intereses más altos que si se obtiene por ejemplo de entidades multilaterales como los Bancos de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otras instituciones.  La deuda interna es la mayor proporción de la deuda pública, esto hace que el país deba recaudar más impuestos para poder pagar estos intereses. Además, si el tipo de cambio aumenta, esto hace necesario recaudar más colones para poder pagar la parte de la deuda que está en dólares. Por esto es que el gobierno está tomando medidas como presentar únicamente el proyecto de ley para poder tener acceso a recursos del FMI  en el periodo donde tiene control de la agenda de la Asamblea Legislativa, esto dejaría a los diputados con la opción de analizar únicamente este proyecto, de modo tal que se apresure su dictamen, el fin es poder acceder a recursos con intereses más bajos, lo que ayudaría al país de modo tal que tenga menor presión en recaudar impuestos para el pago por concepto de intereses sobre la deuda que adquiera.

Pablo Navarro Marín
Máster en Economía del Desarrollo

Artículo anteriorQué necesitas saber para usar Instagram Reels, el TikTok de Instagram
Artículo siguienteSe actualiza a 353 las personas recuperadas en Escazú