Se reaviva la ira de las protestas contra el racismo por la muerte de Rayshard Brooks

La muerte de un afroestadounidense a manos de un policía blanco el viernes en Atlanta sumó ira a las ya encendidas protestas en el país contra el racismo y la brutalidad policial, que continuaron el domingo en todo el mundo.

La oficina forense del condado caratuló de homicidio el fallecimiento de Rayshard Brooks, de 27 años, por un disparo de la policía. 

El sábado, centenares de manifestantes bloquearon una carretera interestatal y prendieron fuego al local de la cadena Wendy’s, afuera del cual ocurrió el hecho. 

Decenas de personas fueron arrestadas, según CNN citando a la policía de Atlanta, en el sureño estado de Georgia.

La alcaldesa Keisha Lance Bottoms, cuyo nombre suena como posible candidata para acompañar al candidato presidencial demócrata Joe Biden, anunció el sábado que la jefa de policía de Atlanta, Erika Shields, con más de dos décadas de trabajo en ese departamento, «ofreció retirarse inmediatamente» del cargo por lo ocurrido.

«No creo que esto haya sido un uso justificado de la fuerza», dijo Bottoms.

“Hay una clara distinción entre lo que uno puede hacer y lo que uno debe hacer”, dijo la alcaldesa Keisha Lance Bottoms en una conferencia de prensa el sábado. “No creo que este haya sido un uso justificado de la fuerza letal”.

El encuentro inicial

De acuerdo con la Oficina de Investigación de Georgia (GBI, por sus siglas en inglés), la policía respondió a reportes de que un hombre estaba dormido en su vehículo en el carril de servicio al automóvil de Wendy’s.

El comienzo del incidente se observa en imágenes de una cámara corporal usada por Brosnan. Las imágenes muestran al agente llegando a la escena y acercándose al vehículo de Brooks en la línea de autoservicio. De acuerdo con el reloj de la cámara, el hecho ocurrió justo después de las 10:40 pm (hora de Miami) del viernes.

Brooks aparentemente está dormido detrás del volante y Brosnan toca la ventana para despertarlo. El agente abre la puerta y le dice a Brooks: “Oye hombre, estás estacionado en medio de la línea de servicio al automóvil”. Al principio, Brooks no parece responder.

Cuando se despierta, Brooks parece desorientado e incoherente. Brosnan pregunta si está cansado y luego le dice a Brooks que se detenga en un lugar de estacionamiento. Eventualmente, Brooks mueve el vehículo después de que el agente lo presionó un poco más y tuvo que despertar a Brooks por segunda vez.

Brosnan se acerca al vehículo estacionado de Brooks y le pregunta si ha estado bebiendo. Brooks le dice al agente que solo tomó un trago. Mientras Brooks busca su licencia, Brosnan llama para pedirle a otro agente que realice una prueba de conducción bajo influencia.

En un momento, Brooks le dice a Brosnan que está de visita.

“¿A quién estás visitando?”, pregunta el agente.

“La tumba de mi madre”, dice Brooks.

“Oh, lamento escuchar eso”, dice Brosnan.

Unos minutos después, Rolfe llega a la escena. Después de una rápida explicación de Brosnan, Rolfe comienza a preguntarle a Brooks cómo llegó allí. Brooks insiste en que no recuerda haber estado en la línea de servicio al automóvil, y parece que no sabe dónde está.

Unos minutos después de las 11 pm, Rolfe comienza una prueba de sobriedad. Brooks pregunta: “¿Qué debo hacer, señor?”

Después de varias pruebas, Rolfe le pregunta a Brooks cómo se siente en una escala del 1 al 10.

“Me siento bien, señor”, dice Brooks.

Rolfe luego usa un alcoholímetro en Brooks, quien explica que había estado bebiendo y que era el cumpleaños de su hija.

“Creo que has bebido demasiado para conducir”, dice Rolfe. “Pon tus manos detrás de tu espalda”.

De acuerdo con las imágenes de la cámara corporal, son las 11:23 pm.

El forcejeo

Pero cuando Rolfe intenta esposar a Brooks, se produce un forcejeo.

Es difícil discernir lo que sucede en las imágenes capturadas por las cámaras que usan Brosnan y Rolfe. Ambas cámaras corporales se caen en el altercado.

Pero las imágenes de la cámara del tablero de las patrullas de los agentes muestran a los tres hombres en el suelo luchando entre sí. Las imágenes de la cámara del tablero de Rolfe muestran a Brosnan preparando su pistola eléctrica Taser mientras Rolfe sostiene a Brooks por detrás.

“Te van a disparar con el Taser”, dice uno de los agentes.

Otro video filmado por un espectador en la fila de servicio al automóvil comienza poco después de que se inicie el forcejeo y muestra a Brooks agarrando la pistola eléctrica.

“Suelta el j***** Taser”, dice uno de los agentes. “Suelta el Taser”.

El forcejeo continúa mientras uno de los agentes dice: “Deja de pelear”.

Eventualmente, Brooks toma el Taser y se libera. Mientras se pone de pie, golpea a Rolfe en la cara.

Rolfe da un paso atrás y desenvaina su propio Taser, que dispara contra Brooks cuando el hombre huye, con Rolfe detrás de él.

El tiroteo

Solo una cámara, una cámara de vigilancia desde fuera del Wendy’s, capturó lo que las otras no hicieron: el momento en que el encuentro se volvió fatal.

En el video de vigilancia publicado por el GBI, la mayor parte del encuentro de Brooks con la policía ocurre fuera de cuadro.

Pero cuando Brooks huye de los agentes, él aparece en la imagen de la cámara de vigilancia, seguido de Rolfe. Ambos llevan pistolas eléctricas.

Mientras sigue a Brooks, se ve a Rolfe cambiando el Taser de su mano derecha a su izquierda y buscando su arma.

En ese momento, Brooks se da vuelta y parece apuntar la pistola eléctrica a Rolfe, quien desenfunda su arma y dispara.

Las imágenes muestran que Brooks cae al suelo.

Si bien la cámara de vigilancia grabó el momento en que cayó Brooks, no tiene sonido. Pero las otras cámaras capturaron el sonido de tres disparos.

Las imágenes de vigilancia muestran autos ocupando lugares de estacionamiento. Algunos de los conductores salen de sus vehículos y graban la escena.

Después de unos instantes, los agentes intentan reanimación cardiopulmonar. Más agentes y una ambulancia llegan pronto.

Las imágenes de las cámaras corporales también capturaron el audio de los espectadores que reprendieron a los agentes, y uno les dijo: “Las carreras de ambos están acabadas definitivamente, porque acaban de dispararle a un hombre sin ninguna razón”.

Brooks fue trasladado a un hospital, donde murió, según el GBI, que está investigando el incidente a pedido del Departamento de Policía de Atlanta.

L. Chris Stewart, abogado de la familia de Brooks, dijo que los agentes no tenían que dispararle a Brooks, y agregó que un Taser no es un arma mortal.

“Si el agente hubiera sido un poco más empático y estuviera un poco menos asustado, probablemente no tendríamos un cliente muerto”, dijo Stewart.

Artículo anteriorCómo mantener tu rutina de cuidado personal en cuarentena sin que te vuelvas un desastre
Artículo siguienteOnda tropical #6 llegará al país durante esta tarde